Sistemas de captación pasiva
27
Jul

Sistemas de captación solar pasiva.

El sistema de captación solar pasiva o los sistemas de captación solar pasiva, se utilizan principalmente para captar y acumular el calor proveniente de la energía solar.

Se llaman pasivos, porque no utilizan otros dispositivos electromecánicos como bombas recirculadoras, ventiladores, etc; para recolectar el calor. Haciendo de esta forma de captación solar, la más económica y eficaz de producir energía térmica. Para producir este tipo de energía solo se necesita aprovechar la estructura, la orientación y el diseño arquitectónico adecuado.

Dentro de la captación solar pasiva, podemos diferenciar distintos sistemas según su comportamiento, distinguiendo entre los elementos captadores y los acumuladores.

Los captadores

Como su propio nombre indica, realizan la función de recoger la radiación solar y estos elementos se pueden clasificar en directos o indirectos.

a) Captadores indirectos: son aquellos en los que la captación solar es directa e incide sobre la estancia o local que se desea calentar. Para lograrlo se permite el acceso de los rayos solares a través del vidrio de los huecos de los cerramientos de nuestro edificio, calentando el aire y los paramentos interiores.

Ejemplos de este sistema:

  • Orientación de las ventanas al sol (por ejemplo en la fachada sur)
  • Utilización de invernaderos (uso de zonas acristaladas para aumentar la captación solar)
  • El uso de la vegetación para regular la humedad ambiental
captación solar indirecta

Debido a que los sistemas directos aprovechan el sol de forma inmediata, se deben de incluir, además, componentes para controlar las pérdidas energéticas de las noches de invierno y las subidas de temperatura en verano.

b) Captadores directos: son aquellos sistemas que mediante la interposición de elementos constructivos, captan la energía solar y la almacenan transmitiendola a las estancias.

Ejemplos de este sistema:

  • Muro trombe
  • Paramentos de inercia térmica
  • Cubierta de inercia térmica
  • Inercia subterránea.
  • Cubierta de agua
  • Muro de agua
captación solar directa

Los acumuladores

Se encargan de almacenar la energía para su posterior utilización. Hay sistemas que permiten acumular la energía durante el periodo diurno y lo ceden durante la noche. También hay otros que son capaces de almacenar energía calorífica durante largos periodos de tiempo, días o incluso meses. Se clasifican en constructivos y de acumulación.

Constructivos: son elementos que utilizan una doble función. La de elemento constructivo propiamente dicha y otra función de almacenamiento o captación de energía. Los muros trombe, pueden tener una doble función y se pueden catalogar también en este tipo de sistema.

Acumulación: son depósitos de acumulación, su única misión es almacenar el calor. En las zonas más frías, este tipo de depósitos son fundamentales para lograr un correcto acondicionamiento bioclimático. Generalmente se utilizan sales especiales disueltas en el agua que favorecen la acumulación de calor.

Uso en la arquitectura bioclimática de los sistemas de captación solar pasiva.

Como resultado del uso de métodos de captación solar pasiva, se puede lograr una arquitectura bioclimática basada en tres ejes principales:

Primero, la forma de capturar la radiación solar y aprovecharla para actividades domésticas,

Además, lograr transmitir la energía solar y protegerla

Finalmente, guardar la energía o evacuarla según las necesidades.

Puede que estos tipos de sistemas se utilicen más para regiones cálidas. Es decir, en verano es necesario proteger y evacuar las altas temperaturas. Mientras en invierno, es necesario capturar y conservar la energía. Resolver esta contradicción es la base de un diseño bioclimático bien aplicado.

 

Leave a Reply